Viaje del clienteEl planteamiento tradicional del viaje del cliente consiste en seguir a una persona a lo largo del día, mientras ve la televisión, busca regalos online o envía mensajes a amigos y familiares. Se basa en datos para dónde se encuentra el público objetivo en cada punto del viaje. 

Sin embargo, las agencias y las marcas deben recordar que los clientes potenciales son más que una serie de datos. Desempeñan diferentes papeles a lo largo del día y por eso una estrategia centrada en datos no tiene en cuenta el estado emocional de la audiencia. Así que adaptar el viaje del consumidor a los Momentos para las campañas publicitarias, permite a los anunciantes y a agencias expresar la necesidad de vincular una marca con la emoción que representa. 

Cambiar el modelo 

Cambiar el formato permite a los anunciantes convertir un enfoque basado en el “quién, cuándo y dónde” en un modelo más centrado en las circunstancias y las emociones. Ofrece la posibilidad de obtener una mayor repercusión y optimizar el presupuesto de la campaña. 

Este cambio coloca a la marca en el centro de una experiencia  que vive el público, ese Momento que se alinea con el estado emocional o racional de la audiencia para identificarse con la marca.

Identificar el viaje 

El nuevo viaje del cliente debe centrarse fundamentalmente en la forma en que el público objetivo cambia a lo largo del día —y, por supuesto, a lo largo de la semana— y así entender cuándo se encuentra en la zona en la que se ubica una marca.  

Imagínate un matrimonio joven en su nueva casa. Mientras comen durante la semana laboral es posible que no vean el correo electrónico, pero continúan teniendo un estado mental eminentemente práctico ya que siguen atentos a las noticias. En ese Momento racional, una marca de seguros tendría más impacto que una marca lifestyle. 

Sin embargo, a las 8 de la tarde pueden estar planeando una escapada de fin de semana y viendo documentales de viaje para coger ideas. Esta es una oportunidad de oro para las marcas de viajes y alojamiento, ya que pueden mostrar sus ofertas en un Momento en el que la audiencia busca ideas e inspiración.

Convertir la información en acción 

La estrategia de una campaña de publicidad debe tener en cuenta los puntos de contacto de cada cliente a nivel individual y combinarlos con el viaje para el conjunto de la audiencia. 

Por ejemplo, una marca europea de moda de lujo eligió Rakuten Viber para conectar con una audiencia de mujeres en zonas nueva de Europa del Este. Aprovechando los formatos de anuncios nativos y no intrusivos de vídeo, y la alta penetración de la plataforma Rakuten Viber en el mercado, dicha marca pudo llegar con éxito a las consumidoras de la región y generar conciencia de marca. 

Al redirigir el viaje del cliente hacia un modelo que prioriza el estado mental, las marcas se posicionan en el momento adecuado y en el lugar correcto. Y lo que es más importante: todas las plataformas de Rakuten Advertising ofrecen entornos seguros para la marca y les permiten ser parte del Momento que la audiencia experimenta.  

Si volvemos a la pareja joven, un modelo exclusivamente demográfico ignora el hecho de que cada uno de ellos es una persona distinta en diferentes momentos del día. El reposicionar el viaje del cliente y tener en cuenta que esta pareja son individuos que experimentan múltiples “Momentos”, hace que los presupuestos sean más eficaces y se minimicen las pérdidas. 

¿Necesitas más información? Descarga la última guía de Rakuten Advertising, “Connecting in the Moment: guía de “Momentos” clave para los medios y comó les anunciantes puedes utilizarlos